Pérdidas ambiguas durante la pandemia de Covid19: prácticas de curación creativa

Pérdidas ambiguas durante la pandemia de Covid19: prácticas de curación creativa

Entrevistamos a la Dra. Agnieszka Konopka, pricóloga que trabaja con personas y con grupos que se enfrentan a grandes transiciones de la vida. Es la fundadora de Composition Work, un método de arte-terapia contemplativa, y ofrece formación y supervisión para profesionales a nivel internacional. Agnieszka incluye e integra las tradiciones orientales de meditación y yoga en su trabajo como psicóloga.

Es coautora (con Hubert Hermans) de ‘Dialogical Self Theory: Positioning and Counter-positioning in a Globalizing Society‘, y editora del Handbook of Dialogical Self Theory and Psychotherapy, con Hubert Hermans y Miguel Gonçalves. Agnieszka es autora de publicaciones en seis idiomas, entre ellas Composición del yo: hacia la reconstrucción dialógica de la propia identidad, con Robert Neimeyer y Jason Jacobs-Lentz.

En primer lugar, la actual situación de crisis relacionada con el Covid 19 parece implicar nuevas necesidades emocionales. ¿Cuál es su opinión sobre este tema?

 

Me asombra la variedad de respuestas personales dadas a la situación de Covid 19 y las diferencias en la forma de experimentarla. Creo que las necesidades y los significados que la gente da a esta situación pueden diferir mucho. Lo que para una persona es un aislamiento, para otra puede significar una liberación. Para una persona algo es una profunda pérdida, pero para otra persona lo mismo puede ser una ganancia. Nosotros, como profesionales que trabajamos con personas afectadas, deberíamos tener en cuenta estas diferencias muy cuidadosamente. Necesitamos escuchar a las personas en sus experiencias únicas, reconociendo sus sentimientos y significados individuales.

Para poder ayudar a las personas en esta situación de crisis tenemos que ser muy sensibles a sus necesidades individuales. Incluso cuando digo “situación de crisis”, tengo que corregirme. Objetivamente es una gran situación de crisis, pero para algunas personas esta situación puede no ser experimentada subjetivamente como una crisis. Tenemos que ser cuidadosos al definir la situación de Covid 19 de cualquier manera, para que nuestra definición no se interponga en el camino de la comprensión de una persona individual. Para un cliente mío, esto trajo la posibilidad de reducir la velocidad y pasar mucho tiempo con sus hijos. Descubrió nuevas dimensiones de su vida familiar y la felicidad del tiempo en casa. También se involucró en el arte y lo está disfrutando mucho. Descubrió nuevas partes de sí misma que son fuentes de creatividad y alegría. Antes siempre estaba fuera, ocupada con su trabajo y ahora, por primera vez, tuvo la oportunidad de estar realmente con sus hijos y su marido y simplemente hacer cosas por placer. Fue un regalo inesperado del encierro. Un regalo de tiempo, paz, creatividad… y la felicidad de la familia…
Otra clienta se sentía deprimida al estar con sus familiares y no poder ver a sus amigos y colegas en el trabajo, no pudiendo tomar ninguna acción libre e independiente. Perdió su alegría, energía, motivación y el sentido de la agencia.

Como psicólogos, trabajadores sociales, ayudantes o facilitadores, necesitamos escuchar a las personas profundamente y honrar sus experiencias individuales. En mi opinión, es importante acercarse a cada persona desde la “mente desconocida”, escuchando sin el ruido de las propias suposiciones y conocimientos. Las personas son las expertas en sus propios mundos emocionales, necesitamos ayudarles a explorar y expresar la versión única de sus experiencias, pérdidas y ganancias.

Tengo suposiciones de que hay una necesidad de conexión, apoyo social, prácticas que pueden aumentar la salud y el bienestar. También creo que la gente necesita aprender a dar respuestas a sus incertidumbres y a su ansiedad. Pero aprendo a dejar de lado estas suposiciones cuando escucho a mis clientes y siempre doy prioridad a la forma en que una persona individual experimenta sus necesidades.

Para dar poder a las personas necesitamos, en primer lugar, facilitar el proceso de escuchar sus propias necesidades y anhelos.

Explíquenos un poco más el concepto de pérdidas ambiguas

 

La pérdida ambigua, mencionada a menudo por el profesor Robert Neimeyer o la profesora Darcy Harris, significa una pérdida que es vaga, no fácil de definir, no obvia; a menudo compleja y ambivalente. Puede ser la pérdida de un sueño o la pérdida de una sensación de libertad, seguridad o vida. Ejemplos de pérdidas ambiguas en las situaciones de Covid 19 pueden ser la pérdida de la libertad de viajar o de desplazarse libremente, la participación social en eventos o fiestas, la seguridad y la previsibilidad, el contacto físico y la presencia social. Las pérdidas ambiguas suelen ser sutiles y no tan evidentes como, por ejemplo, la pérdida de una persona que ha muerto. Para hacer frente a esas pérdidas, es necesario buscar lo que se perdió para una persona en una situación particular. No se pierde objetivamente, sino subjetivamente y experimentalmente. Una situación objetiva puede no indicar este tipo de pérdida.

Escuchar los aspectos menos obvios o a veces incluso indescriptibles de la experiencia personal puede mostrar lo que realmente se experimentó como pérdida y lo que es objeto de luto. Al principio, tales pérdidas pueden no ser fáciles de definir. Cuando se le pregunta a una persona qué se perdió, en primer lugar puede dar las respuestas más obvias, pero cuando se sigue preguntando y explorando, puede pasar a niveles más implícitos de experiencias y descubrir las capas más profundas de la pérdida.

¿El tratamiento para estas situaciones que usted define como pérdidas ambiguas es el mismo tratamiento que se utiliza en el duelo?

 

Por lo general, las pérdidas ambiguas están menos conectadas a las situaciones traumáticas que las pérdidas finales como la muerte, por lo que las intervenciones traumáticas a menudo no son útiles. Esas pérdidas incluso pueden no estar relacionadas con la pérdida de una persona y las intervenciones orientadas al apego, que son muy pertinentes para el duelo orientado a la muerte, pueden tener en el caso de algunas pérdidas ambiguas una aplicación limitada.

Creo que debemos abordar y explorar las pérdidas ambiguas desde la “mente que no sabe”, una mente que está libre de suposiciones y conocimientos. Podría ser importante distinguir entre una pérdida objetiva y una pérdida psicológica. Cuando una persona perdió su trabajo, no sabemos qué se perdió psicológicamente en este cambio. Cuando una persona se queda en casa encerrada y no puede ni siquiera ir a comprar agua, como en el reciente encierro estricto en la India, no sabemos lo que realmente se siente como una pérdida para esta persona. ¿Es seguridad, libertad, acción, bienestar, independencia o cualquier otra cosa? Podemos definir las pérdidas objetivas, pero no conocemos las subjetivas, antes de poder entrar en un diálogo con una persona. Incluso una persona puede no conocerlas antes de entrar en un diálogo profundo con ella misma. Nuestra tarea como profesionales es facilitar ese diálogo.

Simplemente partiendo del supuesto de que no sabemos lo que se ha perdido psicológicamente, escuchar con la mente vacía pero totalmente presente es un buen punto de partida para explorar las pérdidas ambiguas. Incluso evitaría definir cualquier cambio o una situación que parezca una pérdida objetiva como una pérdida. Si alguien perdió el trabajo durante la situación de Covid 19, podría ser habitual hablar de una pérdida. Pero incluso una pérdida objetiva puede ser experimentada como una ganancia subjetiva o puede ser una mezcla ambivalente de ambas.

Cuando pensamos en pérdidas ambiguas también podemos pensar en ganancias ambiguas. La única persona que puede definir algo como una pérdida o una ganancia es la persona que lo experimenta. Creo que tiene sentido prestar atención a ambos lados: pérdidas y ganancias. Si sólo nos centramos en las pérdidas, éstas se convierten en el centro de la experiencia compartida. De esta manera sólo nos centramos en un lado del cambio y cualquier cambio tiene sus pérdidas y ganancias conectadas. Como dijo William James: nuestra experiencia es a la que también prestamos atención. Necesitamos ser conscientes de cómo nosotros como profesionales podemos influir en la experiencia y en el proceso de creación de significado de una persona por la forma en que dirigimos su atención y por la forma en que dirige su atención.

Mis clientes a menudo se sorprenden cuando pueden descubrir muchas ganancias en una situación que fue definida originalmente como una pérdida. Como profesionales debemos ser cuidadosos al definir las pérdidas ambiguas como pérdidas. De hecho, es necesario ser cuidadoso al definir cualquier cosa. Podemos empezar a explorar los cambios ambiguos y ver lo que se experimenta como una pérdida ambigua y lo que se experimenta como una ganancia ambigua dentro de ellos.

Creo que el trabajo psicológico que permite explorar las experiencias y emociones implícitas, aún no verbalizadas, vagas puede ser especialmente útil para definir y explorar las pérdidas ambiguas. Puede ser, por ejemplo, el trabajo centrado en el cuerpo o el grupo creativo y artístico ayuda a prestar atención a las experiencias menos obvias y a expresar algo que es difícil de expresar a través de las palabras.

Cuéntenos un poco más sobre estos grupos creativos. ¿Qué es lo que pretenden lograr? ¿Cuál es la dinámica de su trabajo?

 

Los grupos creativos tienen como objetivo conectar a las personas en comunidades que promueven el crecimiento, para explorar, expresar creativamente y compartir experiencias únicas, procesar pérdidas complejas, relacionarlas con las emociones y crear nuevos significados. Los grupos creativos permiten compartir y expresar la singularidad de las experiencias personales en formas artísticas y conectar a través de lo común de las emociones humanas básicas como el miedo, la pena o el amor. Esas experiencias compartidas ayudan a las personas a superar el aislamiento emocional y a tener un sentido de comunidad y pertenencia.

Dentro de las actividades de los grupos creativos podemos introducir fácilmente prácticas que permiten tocar aspectos menos obvios de las experiencias, sentimientos ocultos, significados sentidos corporalmente, como la meditación centrada en el cuerpo, o centrarse en sensaciones sentidas corporalmente, expresiones creativas de emociones vagas o hacer composiciones de sentimientos opuestos. Podemos utilizar el lenguaje no verbal del arte para expresar y explorar esas experiencias que son difíciles de expresar con palabras, pero que pueden ser como gemas ocultas de crecimiento, perspicacia y transformación. Esas experiencias implícitas y vagas pueden estar lejos de una narrativa dominante y de la comprensión habitual y pueden aportar la novedad y la frescura del conocimiento intuitivo encarnado.

La participación de la comunidad en la actividad creativa y el intercambio de experiencias personales relacionadas pueden establecer un campo social que promueva el crecimiento, lo que beneficia a sus participantes. Los grupos creativos pueden combinarse fácilmente con los grupos de actividad, como los grupos de meditación o de yoga, según el interés, las necesidades y las preferencias de los participantes.

¿Conoce las experiencias de grupos creativos en otros países? ¿Qué resultados han obtenido? ¿Cuáles son las lecciones aprendidas?

 

Hay muchas formas de prácticas de curación creativa relacionadas con la pérdida y el duelo que se utilizan y son fácilmente aplicables en los entornos de grupo. Muchas de ellas fueron descritas en el libro de Robert Neimeyer “Techniques of Grief Therapy. Creative practices for the bereaved”. Ofrece una gran riqueza de técnicas y formas de trabajo que son aplicables en el trabajo con grupos creativos. Estas técnicas ayudan a dar nuevos significados frente a la pérdida y a recrear la vida con la ayuda de actividades creativas y artísticas.

También tengo experiencia en la dirección de grupos creativos en China centrados en el proceso de transición. Introduje el método creativo del trabajo de composición, y otras técnicas creativas elegidas. En las sesiones de Trabajo de Composición los participantes expresan sus sentimientos y experiencias a través de una pequeña composición hecha de piedras y otros objetos, a menudo naturales. Esas composiciones mostraron la complejidad y la singularidad de la experiencia de transición, cambio y pérdida. Y esas composiciones cambiaban y evolucionaban de día en día, de hora en casa y de momento en momento. Cuando las personas pueden experimentar que su dolor es un proceso cambiante en lugar de una “cosa fija” y que tiene lugar en un contexto de variedad de otros sentimientos y experiencias, se sienten menos amenazados por las experiencias de pérdidas. Cuando aprenden a observar cómo cambian los sentimientos en su experiencia directa encarnada, en lugar de estar inmersos en una narración sobre ellos, pueden adoptar una posición más libre hacia ellos. Esa libertad de observación puede facilitar un cambio sin forzarlo. Es el arte de ser más que de hacer, de permitir y de atestiguar más que de resolver.

La situación de la crisis de Covid 19 es un desafío único y nuevo y, en mi opinión, necesitamos aprender de cada persona a la que consultamos o con la que trabajamos y necesitamos estar preparados para aprender en estos encuentros desde el principio una y otra vez en un constante diálogo innovador.